S.M.I.

El señor Paquito, al fin, recibirá 165 euros más cada mes. Como Paquito es trabajador (y nada de clase media como se decía hasta hace poco), gasta todo cuanto trae su nómina: Dodotis, las excursiones de sus dos hijas, seguro del coche, material escolar…
Esta semana en concreto, Paquito ha utilizado esos 165 euros, sí, todo de golpe.
Ha comprado:
-Unas bambas para Sonia, en la tienda de calzado de la Ramoni.
-Una sudadera para Marta: también en una tienda de ropa próxima a su casa.
-Se ha dado un lujo, y ha cambiado el microondas. En la tienda de Josué hacía meses que no vendían ninguno.

A todo esto, Paquito trabaja para Amazon. Para su propietario, Jeff Bezos, estos 165 euros (más la seguridad social, etcéteras) están, digamos, que algo lejos de arruinarle económicamente.
Jeff Bezos PERCIBE CADA HORA 11 MILLONES de euros en beneficios.
Desde luego, no se morirá de hambre por 165 euros menos.
.
En cambio, para el resto de mortales, os ruego que observéis qué ocurre a continuación.
Esos 165 euros que el señor Amazon no sabría ni donde meter, HAN IDO directamente reinvertidos a 3 personas más (Ramoni, la tienda de ropa y la de electrodomésticos).
Por tanto, esos 165 euros de margen, se han convertido en sendos porcentajes de beneficios para 3 personas más.

La economía es tan estúpida como esto: redistribuir lo que absorben las grandes fortunas, en pos de los pequeños negocios.
Así se sale de una crisis.

El problema viene cuando el señor Amazon utiliza a los señores de azul y naranja, para que convenzan a todo el mundo de que los damnificados de una subida del SMI serían la Ramoni y Paquito.
No señoras y señores. Subir el SMI no es sólo un acto de caridad. Es imprimir un nuevo impulso a nuestra anémica economía.
Es tratar de poner fin a una situación que iba camino del colapso nacional.

Es, simplemente, lo correcto.

Anuncios

Negocio de unos. Penitencia de todos

Porque la decisión de traer el partido a España, NO es en absoluto aleatoria. No es casualidad. No es “una medida en loanza del trato que España hace del fútbol”.

No. Ni por asomo. No sean tan ingenuas, amigas.
No. No, y no.
Esto es un negocio. Ni más, ni menos.
Un pacto que aporta a las arcas de tito Floren un suculento pellizco. Uno de los partidos más esperados del año A ESCALA MUNDIAL.
Una gran inversión merece un gran beneficio, ¿verdad?
¡No para el Real Madrid!
Porque el mayor gasto que supone un partido de estas características -vigilancia y control- lo VAS A PAGAR TÚ. Sí, sí: NUESTROS impuestos pagarán el ingente dispositivo policial.

¡Pero esperad! ¡Que todavía hay más!
Sabéis, tan bien como yo, que existe una alta probabilidad de que el devenir del partido termine en disturbios.
Disturbios…
Inseguridad…
Peleas en las calles. En NUESTRAS calles. Destrozos de NUESTROS locales, de nuestro mobiliario urbano. Temor.
¿Qué padre será capaz de salir con sus hijos a la calle, con la ciudad llena de ultras, el día de partido?

Una terrible situación de la que Tito Floren sacará sustancioso beneficio.
Pero que, como siempre, sufrirá el pueblo.

¡Muerte a la filosofía!

Andalucía… ¿Qué habéis hecho?

– ¡Imposible! -gritan algunos.
-No me lo creo -sentencian otros.
-¿Cómo ha ocurrido?
-¡Inaudito!
-¡¿Cómo hemos llegado a esto?!

Amor por el saber.
Así se resume terminológicamente lo que es la filosofía.
Pero, debo deciros, que filosofía es algo más que las elucubraciones ridículas de unos pirados barbudos.

No, amigas. La cuestión va mucho, muchísimo más allá.
Es un concepto. Una idea; una inquietud.
CURIOSIDAD.

Ayer, llevándome las manos a la cabeza como muchos de vosotros, escuche a uno de ESOS. Un votante del Fatídico; de Vox. Afirmaba desafiante, lo siguiente:
-Me dicen lo que quiero oír.
¡BUM! ¡Lo dijo así, sin disimular siquiera! ¡Tal cual!
-Me dicen lo que quiero oír.
¡Claro que sí, campeón!
Pero un momento. Antes de sumaros al torbellino de irascible indignación. Esperad.

Vamos a reflexionar. Ya que ellos no lo hacen, hagámoslo nosotros…

¿Cómo se la han COLADO de ese modo? ¿Cómo no son capaces de ver LA REALIDAD?

La respuesta es bien sencilla, amigas: NO QUIEREN.
¿Queréis saber por qué?

Porque los catalanes, el inmigrante, los okupas y las feminazis son un enemigo VISIBLE. Encarrilado: “Ey, estos tíos van a por los inmigrantes”. A mí tampoco me gustan porque, total, tienen otra religión, otro color de piel… Lo que sea.
Porque hay algo. Una VERDAD absoluta. Un picor tras el cuello que tratan de silenciar con frecuencia. Algo maligno, que de obedecer, les llevaría a un descubrimiento terrible: SON LOS GRANDES BANCOS, LOS TERRATENIENTES, LAS GRANDES EMPRESAS, LOS FRAUDES FISCALES Y LA CORRUPCIÓN, lo que provoca que en tu casa falte el pan, amigx.

-Pero, ¿cómo se combate esto? ¿Qué hago?
-Con organización, informándote -por tu propia cuenta, los medios explican lo contrario a la verdad-. Debatiendo con otros, contrastando los bulos y mentiras que te envían por whatssapp…
-Bruff. Qué palo. Mira, estos de Vox me dicen “lo que quiero oír”. Siquiera he leído el programa, pero yo les voto. Y se acabó.
-Ostras. Pero ¿sabes que el Abascal no ha currado en su vida? Y que precísamente afirma que “su gente es la que se madruga cada mañana”. Cosa que él nunca ha hecho.
-Mentira. En la tele no sale. Es mentira. Eso desmontaría mi percepción del mundo.
Y da mucho dolor de cabeza cuestionarse todas esas cosas…

En ese instante, amigas, la filosofía MUERE.
En ese instante, la oscuridad rodea nuestra visión.
En ese instante, estamos condenados a la luz de un gigantesco faro antimosquitos. Que como bichos envueltos en tinieblas, creemos hallar en éste un calor reconfortante.
Pero que no trae más que un catastrófico final.

Entonces, ¿qué podemos hacer?
DES-INFORMA. Con buenas palabras y MUCHA paciencia, sembremos la semilla de la duda. Acepta opiniones, pero no cedas: es la más dura de las batallas. Lo sé. Pero es nuestro DEBER.

De no ejercerlo, será el fin.
Y estos tíos, ESTOS que vienen con tanta FUERZA, pretenden, de una vez por todas, el definitivo y ansiado FIN de la Filosofía.

Tren a ninguna parte

Estafa.
Mis amigos más allegados saben de mi preocupación por la sostenibilidad de Renfe en Barcelona. En esencia, porque he sido, soy y ESPERO seguir siendo usuario periódico del transporte público.
Pero, amigas y amigos, debo admitir que hemos llegado un punto de NO RETORNO.
Las lineas están ABSOLUTAMENTE SATURADAS. Incapaces de asumir el grueso de personas que diariamente acuden a la capital (intensificado entre las 7 y las 9).

Aquí existen tres debates:
1. El planeta se asfixia. Pero, si la gente NO PUEDE, físicamente, y esto es así, tal cual, dejar en sus casas los coches y viajar en tren, la situación no revertirá.
2. Los ciudadanos MERECEN viajar con DIGNIDAD a sus puestos de trabajo.
3. Viniendo de este último punto; ¿BAJO QUÉ PRETEXTO EXISTEN UNOS PRECIOS TAN SUMAMENTE ABUSIVOS SI HABLAMOS DE TRANSPORTE PÚBLICO?

Todo apunta a una estafa; a un TIMO. Así con todas las letras. T-I-M-O

MERECEMOS acudir a nuestros puestos de trabajo sin recibir, de buena mañana, el tremendo impacto estresante que supone viajar de ese modo: hay días en los que “debo correr en pos de una segunda o tercera puerta”, porque es imposible subirme en las dos anteriores. Después, vienen 40 minutos de incomodidad, privación del espacio vital y amontonamiento.
Una circunstancia, queridas amigas, que sufrimos en España (y en especial, en Barcelona) por una suerte de desinterés humano, enfrentamiento político.
Y, como no podía ser de otro modo, feliz corrupción de Obra Pública 😁